Deja de sentirte culpable por comer postre

Opinion
Chica comiendo tortitas

Deja de sentirte culpable por comer postre

Sea dulce, salado o picante, la comida nos hace sentir bien - y no hay nada vergonzoso en eso.

Cuando empecé mi blog hace un año, mi intención era hacer postres que no hicieran daño. Intenté hacerlo con ingredientes veganos. Pensé que si “veganizaba” un pastel, mas personas estarían dispuestas a comerlo. Pensé que nunca jamás tendría que ver a alguien cortar un trozo súper finito o, peor, escuchar a alguien decir “quiero pero no debería comer postre”.

¿Sabes que? No funcionó. Daba igual que mis recetas tuvieran un mogollón de frutas y verduras; daba igual lo que tuviera dentro porque tenemos miedo de la palabra “postre”.

He aprendido que el problema no eran los ingredientes sino nuestra relación con la comida. Aparentemente el postre es una palabra mala y sucia.

Postre no es una palabrota

Joder es una palabrota. Puta es una palabrota. Gilipollas, coño, capullo, zorra, maricón. Pero postre, no. Tampoco galleta, pastel, helado ni brownie. ¿Entonces, por qué tratamos a estas palabras como si lo fueran?

¿Qué demonios significa “comida limpia” o “comida real”? ¿A quién decepcionamos con la palabra “cheat day”? Ni siguiera queiro hablar de comida “sin culpa”.

La comida es nutrición, y no hay nada sucio, malo o culpable en ella.

Este idioma y estos compartimientos no representan una relación ni positiva ni sana con la comida. No hay nada moralmente bueno o malo sobre la comida. Y la comida que comemos nunca jamás dicta quienes somos. La comida nunca puede distinguirnos como personas sucias, malas, artificiales o pecaminosas. No somos menos valiosos, guapos o dignos de amor o respeto basándonos en las comidas que decidimos comer. Somos muchísimo mas que comida. Tenemos que dejar de sentirnos culpable por comer los postres.

Si alguien o alguna dieta intenta deciros lo contrario, no los dejéis. Decid “fuck off”. Y una vez más por mi parte.

La razón por la que yo escribo sobre y hago repostería

Creo en el poder de escuchar a nuestros cuerpos y comer lo que nos haga sentir físicamente y mentalmente bien. Para muchos de nosotros el dulce está incluido en la ecuación. No es decir que desayuno, como y ceno pastel de chocolate. Creo en el equilibrio y honrar nuestros antojos porque forjan una relación positiva con la comida y con nosotros mismos. Y eso es porque escribo de y hago postres.

Si cambiamos nuestra relación con la comida en nuestras cabezas naturalmente cambiaremos la manera que comemos. Comeremos comida porque nosotros queremos y porque nos hace sentir fuerte y geniales, y no porque una dieta nos mandó para que quepamos en unos vaqueros. Dejar de sentirnos mal o culpable por comer ciertas comidas es la clave para tener una relación sana con la comida.

Fuck bitchez get money - Galleta con insulto

Cuando tenía 19 años, invité a todas mis amigas solteras a hacer esta galleta gigante en el día de San Valentín. La hicimos y comimos juntas (con vino obviamente) y nadé se quejó de las calorías! De hecho, ¡nadie se quejó de nada! Mirando atrás, lo recuerdo como una noche súper feliz con unas chicas geniales, una galleta grande y riquísima, y muchísimos tacos.

Y quiero hacer lo mismo con vosotros! Todos los viernes hasta el noviembre haré y compartiré fotos y vídeos de galletas, tartas y brownies gigantes con palabrotas de verdad! Los voy a compartir sólo a través de mi newsletter, así que apúntate para recibirlos!

One Comment

  1. Girlfriend!! So well said! I love this post so much. I feel like I have been living this my whole life, at least for my blog’s whole life. I have always felt a certain amount of shame with my blog – that nobody will want to eat my food because like 99.9999% of the world is consumed with losing weight or not getting fat. Meanwhile here I am with my nachos and cheese fries and cheeseburgers… yet I am enjoying my life and I do not deprive myself of anything and I am quite healthy and happy! Bravo Daniela Bravo <3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.