10 signos de que eres un apasionado de los postres

Inspiración
Obsesionado con los postres

10 signos de que eres un apasionado de los postres

Los postres son maravillosos, mágicos y increíble, y si los amas, no hay nada malo en eso. Pero igual no lo sabes...

Los postres son una cosa hermosa. ¡Y no lo digo porque tengo un blog de postres! Hasta tengo información para respaldar mis afirmaciones: según varios estudios, comer postres tiene varios beneficios. Aunque la mayoría de los postres pueden no ser la forma más saludable de carbohidratos, otros sí proporcionan vitaminas, fibra y antioxidantes, como la tarta de calabaza y el chocolate. Sobre todo, permitirse postres cuando tienes ganas de comerlos aumenta tu bienestar emocional general. Entonces, si eres un amante de los postres y estás obsesionado con los postres, no hay nada de qué avergonzarse. Estás en el lugar correcto! Si tiene dudas sobre si pertenece o no al club de postres, aquí hay 10 síntomas para descubrir si es un verdadero amante del azúcar.

Bromas aparte: si crees que tienes una obsesión insana o desequilibrada con la comida y los postres, o si la usas como un mecanismo de adaptación, habla con un profesional.

1. Juzgas un restaurante basado en su carta de postres.

Si un restaurante tiene menos de 2 opciones de postre, es un no. Y si no tiene ningún menú de postres, es un nunca.

2. Has comido postre 3 veces esta semana. Y es lunes.

Despedirse de los fines de semana y saludar la semana laboral puede ser difícil. Pero las tortitas de la mañana del domingo, el helado de la tarde y algo de chocolate para el bocadillo del lunes lo hacen más fácil para tí.

3. Estás obsesionado con los postres cuando sueñas despierto con ellos.

Creo firmemente que cada ser humano sueña despierto con la comida. Algunos sueñan con hamburguesas, otros (tú y yo) soñamos con el pastel de zanahoria.

4. Te cabreas cuando alguien le hinca la cuchara a tu postre.

¿Es bueno robar galletas de chocolate de Starbucks? Entonces, ¿por qué debería estar aceptable que alguien robe galletas de tu propio plato?

5. Te revuelves en tu asiento cuando ves el postre.

No solo bailas un poco en tu asiento, sino que también se te pone una sonrisa grande, y chillas, y cantas de emoción cuando ves que el camarero/anfitrión/tu mamá te trae el postre.

6. No entiendes a las personas que no les gustan los postres. A veces ni siquiera te llevas bien con ellos.

¿Por qué a algunas personas no les gustan los postres? Es un misterio, pero es muy preocupante.

7. Siempre guardas una gran cantidad de espacio en el estómago para el postre.

Lo más lógico sería comer el postre primero, pero ya que eso le molesta a tu madre, no tienes más remedio que reservar el espacio estomacal para el postre. El postre = VIP.

8. El postre te da placer, puro y duro.

El olor, la vista y el sabor de algo tan simple como el caramelo es capaz de hacerte llegar al orgasmo. A veces, incluso con solo pensar en ello.

9. Cuando forman parte de tu identidad, estás obsesionado con los postres.

Logras mencionar los postres cada vez que te presentas. Todos saben que eres el “chico/chica de los postres”. Los postres aparecen en tu imagen de perfil de WhatsApp a menudo.

10. Sientes una fuerte conexión con los postres. Es cuando eres más feliz.

Algunas personas pasan toda su vida buscando alegría y has tenido la suerte de encontrarla. Dios no permita que vosotros dos os separéis el uno del otro.

Foto principal: Vanessa McKeown

About the author
La redactora de Dulce y Natural, pastelera y #1 apasionada de postres.

Leave a Reply

Your email address will not be published.