Comi mucho. ¿Qué hago?

Inspiración
Comí mucho

Comi mucho. ¿Qué hago?

Comer mucho es disfrutar la comida mucho, pero es fácil sentirnos culpable o mal por comer demasiado.

Después de pasar un fin de semana en Oporto, Portugal, volví con bebés gemelos de comida. Pasé tres días comiendo todo lo que eché de menos: pasteles de nata, pescado y marisco, queso, pan, chocolates, “frango”, más pan y vino de Oporto y cerveza Sagres para lavarlo todo. Sí, comí de más. Demasiado, más de lo que necesitaba. Un fin de semana de pura gula.

Me fui a un viaje y me comí mucho. ¿Qué hago?

Hace cinco años, probablemente me hubiera salteado las comidas, reducido drásticamente mi ingesta de calorías, hecho una dieta o ayunado para “re-compensar” todo lo que comí. Me habría sentido mal por mí mismo y culpable, maldiciéndome a mí mismo y llena de miedo por el peso que podría haber ganado.

Me hubiera estado preparando para otro atracón, y así es exactamente como se crea el ciclo de dieta yo-yo.

Cuidate

Durante los años, me he dado cuenta de que es genial disfrutar la comida, especialmente en ocasiones especiales. Nunca jamas quiero mirar hacia atrás y pensar “debería haber comido eso”. No son todos los días que estoy en Portugal y veo pasteles de nata donde quiera que vaya. No quiero pedir hasta las pequeñas oportunidades en mis inseguridades tontitas.

Entonces te digo lo mismo. La próxima vez que piensas “comí mucho” en un viaje o en un evento social, recuerda eso antes de que permitas a ti mismo sentarte mal:

1. Es normal.

Es tan normal comer una buena cantidad como comer demasiado. Unas vacaciones de tres días no es una representación de tí o tu día a día.

2. Recuerdos sobre comida.

Sea un fin de semana, un viaje o un día especial, estás disfrutando y haciendo recuerdos increíbles. Eso va a durar mucho más tiempo que ru bebé de comida. Yo siempre pienso que lo último que quiero hacer es perder el 95% de mi vida, de experiencias, sentimientos y oportunidades increíbles para sentirme un 5% más ligera.

3. Pasará.

Después de comer mucho, con el tiempo, siempre regresamos a nuestros patrones normales de alimentación y nuestro peso se regula a sí mismo.

4. Utilizarlo para aprender y empoderarte a ti mismo.

No te castigues ni le des más importancia de la que merece. En cambio, aprovecha la experiencia para aprender de tu propio cuerpo. ¿Qué comidas y qué cantidades te hacen sentir bien? Con conocimiento de ti mismo, puedes hacer decisiones con más confianza sin sentirte culpable. La próxima vez, serás capaz de identificar si estás comiendo mucho o no, y tomar una decisión consciente acerca de hacerlo, y si decides hacerlo,  estás preparado para lo que viene después. Te estás empoderando a ti mismo, y no estás dejando que los juicios negativos o las emociones te tomen por encima.

Foto principal: Stephanie Deangelis 

About the author
La redactora de Dulce y Natural, pastelera y #1 apasionada de postres.

13 Comments

  1. Nosotras en los viajes no solemos comer mucho, incluso adelgazamos ajjaja y si, es cierto que siempre hay que comer aquello qu enos gusta. Nosotras somos de darnos unos cuantos caprichillos ya que sino nos quedamos con las ganas y eso no nos gusta!
    Genial el post y para tenerlo muy en cuenta

  2. ¡Hola guapa! Tienes razón en que a veces, sobre todo en vacaciones, comidas familiares, etc. comemos demasiado. Pero como dices, es normal, y a todos nos pasa. No debemos sentirnos mal por eso, también hay días que no comemos casi nada y no por ello nos sentimos mejor. Yo creo que hay días y días, y debemos disfrutarlos todos jj
    Un beso, Chanel. <3

  3. ¡¡Holaaaa!!
    Me ha gustado mucho tu post. La gente cuando sale fuera, se excede hasta más no poder. Yo por ejemplo, no lo hago. No voy a decir que no me dé ningún capricho, porque si voy a Almagro, ten por seguro que una berenjena (o dos) van a caer. Lo mismo que si voy a la playa, los helados siempre caen. Pero hay gente que empieza a comer, y al final llegan a punto que ya no puedes seguir comiendo.
    Pero como dices, es pasajero, y así aprendes al lección.
    ¡¡Besos!!

  4. ¡Hola!
    Ahora después de estos días de vacaciones y ver la báscula, me siento fatal. Yo también he comido más de la cuenta. He estado en el pueblo de los padres de mi pareja y me hinché a comer los dulces típicos de allí. Sin contar que su madre cocina genial, jeje.
    Ahora para estos días, tenía pensado en bajar la ingesta de calorías e incluso hacer ayuno un día, porque me sentía fatal. Pero después de leerte, creo que volveré simplemente a mi rutinas de comida y ya está. No quiero entrar en las dietas yo-yo.
    Y como bien dieces, no debo sentirme mal, han sido unos días geniales llenos de experiencias culinarias. ^_^
    Un abrazo!

  5. Hola!

    No sabes cuanto te agradezco esta entrada. Estoy pasando por un momento en el que me veo mal fisicamente, he engordado y nunca me había visto tan mal como ahora. A veces siento ansiedad por comer, y me como cosas que normalmente no comía. Me pasa exactamente lo que describes en viajes o salidas con amigos, disfruto de cenas y comiendo lo que me apetece y me da la gana. Si es cierto que peso realmente no he cogido demasiado porque me mantengo, pero la carne fofa y la falta de deporte pasan factura…Millones de gracias por abrirnos los ojos y hacernos ver que comer en un momento especial no tiene por qué ser malo.

    Un saludo

  6. Hola! Pues no tenía ni idea de que las dietas yo-yo funcionaban así. Hace tiempo me pasaba lo mismo y no es que me sintiera mal por haber comido, es que me sentía mal físicamente. Hay que comer de todo en nuestra vida diaria y, de esa forma, no nos sentiremos avocados a sobrepasarnos sin motivo aparente en algunas ocasiones. Pero en caso de que suceda, yo abogo por hacer ejercicio. Es lo más efectivo y saludable.

  7. Es normal cuando uno va de viaje querer comer las delicias que ofrece el país que estamos visitando. Yo , gracias a Dios nunca he sentido esa culpabilidad por haber comido lo que he querido. Yo creo que eso está en la mentalidad de las personas que sufren por no querer tener unas libras de más. Cosa que entiendo perfectamente, porque uno debe cuidar la salud ante todo, pero tampoco al extremo de sentirte culpable por cada bocado que te lleves a la boca. Esto a veces se puede convertir en una enfermedad y tampoco es bueno. Es mejor tener un balance en la vida. Muy buen post. Saludos.

  8. Hola, me parece muy interesante el post, yo nunca he hecho dietas, siempre como con moderación y balanceado, un poco de todo, y obvio la comida chatarra está presente, igual con moderación nunca me privo de ningún antojo, aunque sí me ha tocado fines de semana que siento que comí demasiado, pero no pasa nada, solo seguir normal, ejercicio normal diario y comer moderadamente, he mantenido mi peso durante casi 18 años, que no es el ideal por mi estatura, pero no he subido más de 2 o 3 kilos cuando aumento de peso pero los bajo rápido sin hacer dietas, creo que es la forma más sana de hacerlo.

  9. Bueno, creo que no hay que sentirse culpables pues si sabes que va ser solo un momento específico y no que vas a cambiar radicalmente tu estilo en la comida. No hay mejor placer que disfrutarla sin remordimientos a sabiendas de que no se va repetir muy pronto.
    Saludos.

  10. Holaa,
    Me ha gustado mucho tu post además de sentirme identificada. Yo en cuanto salgo de mi rutina me descontrolo bastante y tomaré nota sobretodo del punto 4. En general es cierto que machacarse no sirve de nada y si ya te has pegado el atracón no está de más procurar sacar algo positivo de ello. Y es que ya lo dicen “comer es un placer”.
    Besotes

  11. No soy de arrepentirme cuando como, a menos que me haya dado un atracón de comida lo cuál es muy raro jajaja pero cuando se trata de darse un gusto no hay lugar para los remordimientos, que una vez al año no hace daño.

  12. Jajaja, me has leído la mente? Pues si, en los viajes realmente comemos más de lo que debemos. Nos ponemos la excusa de … estamos de vacaciones…. a comer y disfrutar… Ya nos recuperarnos..
    Sin duda es un error.

Leave a Reply

Your email address will not be published.